Salvador Medina Barahona

Letanía de un hombre solo

In 1, Letras, Arte, Cultura on marzo 16, 2013 at 13:35

     por Salvador Medina Barahona

Imagen

 

1.

Es todo lo que puedo, dijo, y fue uno con el aire.

Las hormigas supieron que su verdad era infinita.

Los osos perezosos y los talingos, que no despertaría más

que al duende solitario que dormía detrás de su oreja.

Alguien le creyó porque no fue visto nunca más entre nosotros

y de seguro su mitad de sangre anidó

en los confines del dolor más áspero.

Hijo fue de la indiferencia, hermano bastardo de una nube

en la mitad del agua…

Dijo que las noches no serían las mismas sin él.

Y se marchó calladamente,

pensando en la otra celda que lo esperaba, cerrada,

en el vacío.

2.

Espejo de mí, su fábula me hiere.

He pensado mucho en la existencia de dios en estos días.

Como aquel hombre, no encontré nada más que un adelanto de paraíso

en el beso de un par de adolescentes turbias que se resistían a abandonarme.

(Pobres, ya tendrán su desventura. No fui capaz de decirles

que la joya de sus años dura lo que una séptima ola y que,

para no ahogarse, hay que saltar sobre ella

y fingir que dios existe.)

3.

Abucheado por el silencio de las multitudes,

no hallé paz en el poema. Me dio lo suficiente: su limosna.

Escribí para amar a los que no me amaron.

Naufragué en la palabra

y ahora solo quiero que me dejen en paz.

4.

A veces me atrae la lucidez;

vuelvo a ver aquel paraguas amarillo

cruzando por las calles de mi vida.

No alcanzo aún a descifrar el valor de su hazaña

delante de mis ojos.

Pero no quiero que se cierre;

debajo caminan dos enamorados

que tal vez compartan conmigo un poco de su dicha venenosa.

5.

Mi padre, ya un duelo obligado entre mis versos,

me habría dicho que la fiesta

es la salvación en los días difíciles.

Pero, cuando bailaba, con quién bailaba,

en qué ritual pagano agitaba su cópula de humo,

cuántos fueron los que, bajo su pie marchito,

esperaron su caída.

6.

Me da soledad el miedo (y premonición el recuerdo).

En la cama de un hospital como aquel que habité

en el Barrio de Salamanca, se jugó la vida una de las mujeres que más amo.

Nadie lo comprende. Solo quise que se fuera después de mí.

7.

Escribo junto a una mesa que sostiene un ejemplar de las obras completas

de un tal Shakespeare, jardinero de palabras.

Sobre el ejemplar un pequeño búho de sobaco ilustrado mira hacia no sé dónde.

El tal Shakespeare me mira con el peso de sus obras

dinamitándole las cejas: “¿Ser o no ser?”, le pregunto.

El pequeño búho gira su cabeza nocturna,

me hace un guiño opaco,

alza el vuelo.

8.

Hay un pequeño animal de cuatro patas y media cola junto a mí.

Esa pequeña cosa es mi perro,

esa amorosa criatura que da brincos tantas veces

como triste se sienta mi corazón;

él, que lleva el corazón agitado en su cola mutilada:

él, tan dulce vid estremecida para mí, luz de sus ojos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: